Make your own free website on Tripod.com

Emigración iguala tasa de crecimiento

SACADO DE: http://del-sur.org/SecReal/realidad.php?id=r3179.txt

La emigración igualó la tasa de crecimiento de la población uruguaya 

Según datos aportados en la conferencia "La emigración en el Uruguay", organizada por el Centro Unesco de Montevideo, Uruguay perdió en los últimos años el 12% de su población como consecuencia de la emigración por motivos económicos. Dicho porcentaje iguala a la tasa de crecimiento de la población. El estudio realizado por Unesco también establece que la mayoría de las personas que emigran tiene entre 20 y 29 años, y se van más hombres que mujeres. Sólo por el aeropuerto de Carrasco, el año pasado abandonaron el país 29 mil personas. En lo que va de este año el nivel de emigración ha bajado un tanto debido a que los ciudadanos uruguayos perdieron el beneficio de excención de visa para el ingreso a los Estados Unidos de América. 
La coordinadora del programa Población de la Universidad de la República, Adela Pellegrino, señaló que -además- en los últimos tiempos han comenzado a emigrar los padres de los emigrados, quienes "llegan al país extranjero a cuidar a los nietos, acompañar a los hijos, y luego terminan realizando algún tipo de actividad económica." Al respecto explicó que "En Estados Unidos no es tan importante la edad a la hora de buscar trabajo, ya que se valora mucho la experiencia mientras que acá con más de 35 están perdidos." En la conferencia también se señaló que la tasa de emigración por motivos económicos uruguaya es la más alta del mundo, duplicando la de México. En ello incide el hecho de que -a diferencia de lo que sucede en ese país y en otros de la región- aquí suele emigrar el grupo familiar completo. 
Mariana González, secretaria técnica del Programa de Vinculación con Uruguayos Altamente Capacitados Residentes en el Exterior, señaló que "La emigración en Uruguay apareció en la década del 70, fuertemente vinculada a factores políticos, precisamente, 1974 fue el año de mayor partida de personas al registrarse 60 mil salidas. Esta cifra constituyó la tasa más alta de emigración del país." En aquella oportunidad los destinos principales fueron Argentina, Australia, Cuba y Suecia. Los migrantes actuales viajan principalmente a Estados Unidos y España, y se insertan en los extremos del mercado de trabajo dependiendo de su formación. Al respecto, Adela Pellegrino indicó que -curiosamente- al momento de elegir trabajo: ''Hay una movilidad descendente donde muchas veces los migrantes optan por trabajos más bajos que su nivel educativo, para poder ahorrar." 
Lydia Gumiel, presidenta de la Asociación de padres con hijos en el exterior (APHE) relató que ''Es muy difícil asumir el golpe del familiar que no está. Los padres se hacen adictos al teléfono, vencen los temores a navegar en Internet y lloran sobre la tinta de cientos de cartas." Dijo que muchas veces la emigración del hijo es vista por los padres como un fracaso personal y resumió en cuatro las etapas por las que -según APHE- atraviesa el emigrante: al principio se vive la etapa de Luna de Miel que dura aproximadamente un año y en la que se idealiza el nuevo país; después aparece la de Depresión, que se extiende por un año y medio; luego vendría la etapa de Integración y aclimatación, la que dura tres o cuatro años; y el proceso fuede finalizar eventualmente con la etapa de Rechazo por el País Huésped, la que se presenta en aquellos que sueñan con volver aunque dicen que nunca lo harían. 

Publicado en COMCOSUR en Julio 2003